En el año 2010, Nuestra Escuela rescató un parque abandonado en el centro de la ciudad de Caguas y emprendió una iniciativa de transformación junto a los miembros de las comunidades cercanas.

La Tarjeta de Identificación Estudiantil Internacional es la única identificación que avala a los estudiantes en todo el mundo, siendo, además, un pasaporte a fantásticos beneficios y servicios en Puerto Rico y a nivel internacional.

“Shule Yetu”, que significa “Nuestra Escuela” en el idioma suajili, es el nombre con el que Nuestra Escuela bautizó el proyecto de colaboración que mantiene con St. Charles Lwanga Children’s Center, ubicado en Nairobi, Kenia. Este es el proyecto de solidaridad internacional de la organización puertorriqueña, iniciado en 2013 con el fin de compartir elementos de su modelo educativo alternativo y adaptarlo a una nueva realidad cultural que impacta más de 300 jóvenes en el continente africano.

Aflatoun es un currículo educativo que tiene como eje la educación social y económica desde una perspectiva de derechos humanos. Originado en la India, su misión es empoderar a niños, niñas y adolescentes para que se conviertan en emprendedores y agentes de cambio. Nuestra Escuela utiliza esa herramienta como parte integral de su modelo educativo y ofrece capacitación a otras instituciones educativas, maestros y personal de apoyo

Encuentro de Nuestra América (ENA) es una red de colaboración y promoción de esfuerzos educativos alternativos fundada por Nuestra Escuela en 2012. ENA ha realizado tres encuentros internacionales, comenzando en Puerto Rico en 2012, Bolivia en 2013 y El Salvador en 2015. La iniciativa promueve una educación para la formación integral, la economía solidaria, la cultura de paz y los derechos humanos

Uno de los proyectos de emprendimiento más exitosos que ha desarrollado Nuestra Escuela es la iniciativa Nuestro Huerto Urbano. Se trata de una propuesta agrícola en la cual los jóvenes cumplen con el propósito de educarse en el arte de cultivar la tierra rescatando terrenos en desuso en el centro de la ciudad de Caguas y transformándolos en áreas productivas. Esta iniciativa se gestó en el Círculo de Agricultura con el compromiso de trabajar la tierra con amor y orgullo, al tiempo que los estudiantes obtienen destrezas de sustentabilidad y autogestión.