En el año 2010, Nuestra Escuela rescató un parque abandonado en el centro de la ciudad de Caguas y emprendió una iniciativa de transformación junto a los miembros de las comunidades cercanas.