Jóvenes de Nuestra Escuela celebran sus logros académicos

La institución otorgó 102 diplomas de cuarto año de escuela superior

Caguas, Puerto Rico (11 de septiembre de 2015) – Sobre cien jóvenes que forman parte de la comunidad escolar de Nuestra Escuela (NE) desfilaron anoche para recibir su diploma de cuarto año, en una ceremonia que también sirvió para festejar los 15 años de historia de esa organización especializada en educación personalizada y alternativa.

Varios de los jóvenes graduados recibieron medallas y trofeos en reconocimiento a su buen desempeño académico. En la foto, algunos de los honores de esta gradación junto a la directora Ejecutiva, Ana Yris Guzmán Torres, y el presidente de Nuestra Escuela, Justo Méndez Arámburu.

Para esos estudiantes, que un día abandonaron la escuela tradicional, la celebración de cobra un significado especial por tratarse de la culminación de una etapa importante en la transformación de sus vidas.

 

“Distinguimos el tesón y el compromiso de este grupo de estudiantes que, superando situaciones difíciles y asumiendo un alto nivel de responsabilidad, hoy concluyen sus estudios de escuela superior y se encaminan a trazar un nuevo capítulo en sus vidas, algunos continuando estudios técnicos y universitarios y otros emprendiendo proyectos de autogestión”, indicó Ana Yris Guzmán Torres, directora Ejecutiva de NE.

Jóvenes de la clase graduada celebran sus logros en compañía de su directora Ejecutiva, Ana Yris Guzmán Torres.La organización educativa graduó a 102 jóvenes que pertenecen a sus centros de Caguas (52 estudiantes), NE en Centro Tau-Loíza (40 estudiantes) y la escuela de la comunidad La Barra, en Caguas (10 estudiantes). También otorgaron tres diplomas de kinder garden a varios infantes que forman parte de la comunidad escolar de Nuestra Escuelita, el novel proyecto educativo pre-escolar y elemental que forma parte de la institución.

Entre el grupo de graduandos destacó el alumno Rudy Torres Berríos, que este año recibió la Medalla al Mérito Ana Mercedes Méndez Jiménez, una distinción que reconoce a un joven por su valiosa historia de superación.

Mientras, Yanelies Guzmán Amalbert, Axel Jomar Rodríguez Galarza, Nayshalee Marie Vélez García y María Cristina Rivera Meléndez fueron reconocidas con el Premio al Promedio General Más Alto de esta clase.

El Premio al Atleta Destacado, en tanto, lo recibió Christian Luna Lebrón y José Guillermo Rodríguez Torres; el Premio de Superación Personal fue otorgado a Jashua Torres Hernández, Samuel Omar Gutiérrez Luciano y Milagros Yelitza Casillas Cotto; y el Premio de Superación Académica recayó en José Armando Rolón Torres, Gerald Jonnel Pizarro Calderón y Luis Manuel Díaz Ayala.

La ceremonia de la vigésima colación de grados de NE se realizó en la sala Carmita Jiménez, del Centro de Bellas Artes “Ángel O. Berríos”, en Caguas, y tuvo de oradora invitada a la profesora Aida Díaz, presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico.

En su intervención, Díaz habló de la importancia de la escuela pública y de enfocar su transformación en atender las necesidades sociales y emocionales de los estudiantes, a la vez que defendió el trabajo que a diario realizan los maestros y maestras para ofrecer una educación de excelencia.

Un grupo de jóvenes fue distinguido por desarrollar el proyecto de emprendimiento agrícola de Nuestra Escuela.“Se habla con insistencia que la educación pública es mala, que no sirve. Y preguntamos, qué no está funcionando, serán los estándares o las pruebas. No podemos juzgar la educación pública puertorriqueña por unas pruebas que son cuestionadas. La escuela pública hay que defenderla porque es lo único que tenemos para salir adelante como país”, señaló la líder magisterial mientras era observada por el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, el secretario de Estado, David Bernier, el secretario de Educación, Rafael Román, y el representante Manuel Natal, quienes también asistieron a la ceremonia.

“NE ha hecho una gran aportación porque le ha devuelto el sentido a la educación enfocándose en las necesidades de los estudiantes. Hay que provocar en nuestras escuelas públicas lo que está pasando en NE, pero con nuestros maestros y nuestras comunidades, siempre desde el espacio público”, acentuó Díaz.

Tres lustros de historia ante nuevos retos

Al paso de los últimos 15 años, NE ha ido construyendo un sueño en una travesía que ha enfrentado grandes desafíos y, al mismo tiempo, inmensas satisfacciones. Hoy es un proyecto sólido que desarrolla un modelo de educación alternativa con base comunitaria apoyado de una iniciativa transformadora y emancipadora que valora y potencia las cualidades humanas y sociales de sus estudiantes.

Mirando al pasado, Guzmán Torres recuerda con emoción cada uno de los pasos que emprendió junto a su compañero de vida, Justo Méndez Arámburu, para hacer realidad la idea de construir una escuela que atendiera a aquellos jóvenes que, por razones diversas, habían puesto pausa a su formación educativa.

El estudiante Rudy Torres Berríos fue galardonado con la Medalla al Mérito Ana Mercedes Méndez Jiménez.El entusiasmo y el compromiso nunca faltó, mas no así los recursos para convertir en realidad el convite que, en medio de un sueño y dos años después de su fallecimiento, le hiciera a Méndez Arámburu su hija Ana Mercedes tras invitarlo a “hacer nuestra escuela”.

“En aquel momento las palabras de Ana Mercedes sirvieron de fuerza inspiradora para emprender un proyecto de nuevo aliento que le ofreciera a los jóvenes una nueva alternativa para estudiar. Así comenzó a desarrollarse NE, enfrentando grandes retos en el camino, encontrándonos con mucha gente que creyó en nuestro proyecto y confío en sus posibilidades”, indicó la directora Ejecutiva.

Hoy, tres lustros después, NE celebra su “quinceañero” trazando nuevos planes hacia el futuro confiada en continuar impactando y transformando vidas en nuestra juventud.

“NE no es ni ha sido siempre lo que conocemos hoy. Salimos del tercer intento, con sacrificios pero lleno de victorias”, indicó, por su parte, el profesor Méndez Arámburu, al tiempo que subrayó que la celebración de este nuevo aniversario representa el tránsito de una organización joven que se encamina a la adultez.

“Para sobrevivir hemos hecho de todo. Desde ocupar un apartamento vacío en el residencial Monte Hatillo para atender a nuestros estudiantes hasta refugiarnos en la sombra de un árbol para educar. Pero siempre, aun en las mayores dificultades, hemos encontrado apoyo en gente que, sin ni siquiera conocernos, han confiado en nuestro sueño”, precisó el destacado profesor.

Sin embargo, un donativo de $22,500 de Fundación Banco Popular, seguido del respaldo del Municipio de Caguas, permitieron darle un nuevo renacer a NE al establecer su centro educativo en el barrio Turabo II de la ciudad criolla. Entonces comenzaron a reclutar estudiantes y enfocaron su gesta en trabajar por un ideal al desarrollar una escuela que no compitiera con la escuela pública tradicional.

“Soñar es la parte más importante. Es ver algo que no existe porque, como dijo El Principito, ‘solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es imposible a los ojos’”, manifestó Guzmán Torres.

Los 15 años de NE no solo marcan la consolidación de la organización sino que sugiere un reajuste en su dirección institucional y una mirada crítica a sus quehaceres en el ámbito educativo.

“Decidimos que el momento histórico que vivimos no nos va a ser indiferente y vamos a cumplir nuestro rol, nuestra Misión de Amor, que ha estado enfocada en el servicio a nuestro estudiantado. Asimismo, declaramos que el modelo de educación alternativa se expanda a todo Puerto Rico desde su educación pública”, manifestó Méndez Arámburu.

En esa dirección, el profesor advierte que se proponen servir de modelo para la revolución educativa que necesita el país “pero siempre preservando y defiendo a la escuela pública”.