Celebran jubilosos su graduación de cuarto año

Jóvenes de Nuestra Escuela desfilaron ayer en una emotiva ceremonia

Los jóvenes graduados de la clase 2016 cursaron estudios en los centros de NE en Caguas, Loíza, Vieques y en el proyecto comunitarios del sector La Barra de Caguas.

El joven Alan Joseph Garmendia ofreció el discurso de graduación en la vigesimosegunda graduación de Nuestra Escuela.

Caguas, Puerto Rico – Colmados de alegría e inspirados en la esperanza de un mejor mañana, cerca de cien jóvenes del proyecto de educación alternativa Nuestra Escuela (NE) recibieron ayer, sábado, su diploma de cuarto año, en una entusiasta ceremonia que tuvo lugar en la sala Carmita Jiménez del Centro de Bellas Artes Ángel O. Berríos, en Caguas.

Este grupo de graduados, protagonistas de la vigesimosegunda colación de grados de NE, celebraron haber conquistado una de sus más grandes aspiraciones, concluir su escuela superior, un sueño que compartieron con sus familiares y

Para estos jóvenes, 98 en total, su paso por la institución de educación alternativa también les sirvió para mejorar su autoestima y desarrollar herramientas de autosuficiencia que hoy les viabilizan su ruta de futuro por un sendero de mayor prosperidad y seguridad.

Al oficializar los actos de graduación, Ana Yris Guzmán Torres, presidenta ejecutiva de NE, felicitó a los graduandos por su persistencia y tenacidad.

La estudiante Freyza Doriam Santana Arroyo recibió de manos de los profesores Ana Yris Guzmán Torres y Justo Méndez Arámburu el Premio Especial al Mérito “Ana Mercedes Méndez Jiménez”, la más alta e importante distinción que se otorga a un graduado de Nuestra Escuela.“Hoy tus éxitos, logros y esperanzas se han convertido en realidad. Hoy es un día significativo para todas y todos, en especial para las familias de nuestros jóvenes que un día soñaron con este momento y que hoy pueden celebrarlo”, enunció la educadora.

De la misma manera, el profesor Justo Méndez Arámburu, pasado presidente y cofundador de NE, elogió la gesta de los jóvenes “quienes un día aceptaron la única condición de pertenecer a nuestra escuela; aceptaron cumplir su palabra porque apostaron a ustedes, dijeron que lo iban a lograr y lo han logrado”.

El alcalde de Caguas, William Miranda Torres, asistió a los actos de graduación.La ceremonia de graduación también contó con la presencia del alcalde del Municipio Autónomo de Caguas, Willie Miranda Torres, quien le confirió la “Medalla del Alcalde” al joven Miguel Josué Martínez Calderón, uno de los alumnos destacados en esta graduación.

“Los retos que nos presenta la vida son grandes y difíciles. Sin embargo, hoy ustedes demuestren el deseo de superación para su bienestar y su País. Ustedes representan ese deseo de superación y este es el inicio de oportunidades, de un nuevo comienzo y, para muchos, de una nueva vida. A partir de ahora son ciudadanos listos para producir y aportar”, precisó el Ejecutivo Municipal.

Con este acto, ya suman 1,607 los jóvenes que han completado su cuarto año de escuela superior en NE tras haber logrado vencer una serie de obstáculos que, en un momento en sus vidas, los llevó a abandonar la escuela tradicional.

Los graduados de esta clase cursaron estudios en los centros de NE en Caguas (48), Loíza (24), Vieques (12) y en el proyecto comunitarios del sector La Barra de Caguas (14).

En la graduación también desfilaron cinco niños y niñas que concluyeron su kindergarten en Nuestra Escuelita.En esta graduación también se destacaron cinco niños y niñas que concluyeron su kindergarten en Nuestra Escuelita, un proyecto novel de educación personalizada que alberga a infantes entre las edades de cero a doce años.

 

Siembran árboles para celebrar los logros de Nuestra Escuela

Orocovis, Puerto Rico – Unos 40 miembros de la comunidad educativa de Nuestra Escuela cerraron el ciclo de sus tres lustros de historia con el evento “15 Años, 15 Árboles”, una actividad que sirvió para resaltar los valores de la organización sin fines de lucro especializada en educación alternativa y personalizada.

La actividad tuvo lugar en la finca escuela Casa Collores, ubicada en el barrio Toro Negro Abajo, en colindancia entre Ciales y Orocovis, y estuvo encabezada por los fundadores de Nuestra Escuela, los profesores Ana Yris Guzmán Torres y Justo Méndez Arámburu.

Allí, en el zona central del País, los directivos de la organización, en compañía de estudiantes, maestros y personal administrativo, plantaron 15 árboles de diferentes especies, como caobas, guaraguaos, magas, almácigos, neems, cupey y ceiba.

Cada árbol se asoció a alguno de los valores que ha guiado a la institución al paso de sus años de labor educativa y social. De esta manera, se indicó, el crecimiento de cada árbol fortalecerá el amor, la fe, la paz, la lealtad, la solidaridad, el compromiso, la entrega, la familia y la lucha.

También robustecerán el respeto, la alegría, la calidad de vida, la libertad, la aspiración, la pertenencia y el amor por la Patria.

Previo al plantío de árboles, Guzmán Torres, actual presidenta ejecutiva de Nuestra Escuela, hizo un recuento de las experiencias que matizaron la creación de la organización, los momentos difíciles que enfrentaron y los logros que fueron cultivando en el camino contribuyendo al bienestar de la juventud puertorriqueña.

“La idea de hacer una escuela, Nuestra Escuela, fue un enorme desafío. No sabíamos cómo hacerlo pero estábamos dispuestos a lanzarnos a esa maravillosa y hermosa provocación. Apostamos al amor y a su grandioso poder de transformación, y esa fue la energía que nos impulsó. Hoy, mirando al pasado, encontramos que el esfuerzo que hemos emprendido en estos 15 años no ha sido en vano y lo vemos a diario en cada mirada, cada gesto y cada sonrisa de los más de 1,500 jóvenes junto a quienes hemos construido una comunidad”, manifestó Guzmán Torres.

Méndez Arámburu, por su parte, habló de la nueva etapa a la que se enfrenta la organización y de la importante labor que realizan aportando a la educación de niños, niñas y jóvenes brindándoles herramientas de emprendimiento social.

“Esta nueva etapa en la vida de nuestra organización, al arribo de su año número 16, nos posiciona de cara al futuro y nos convoca a realizar una nueva siembra para obtener la nueva cosecha que alimentará la ilusión del futuro anhelado, justo en momentos en que una parte de nuestra nación necesita un sentido de esperanza”, puntualizó.

La presidenta ejecutiva de Nuestra Escuela, en tanto, asemejó la historia de la institución a “un árbol que ha sabido nutrir sus raíces de sus propias hojas secas”.

“Podemos decir que somos árbol porque somos fuente de vida. Nuestras raíces abrazan la tierra, nuestra tierra, la Patria querida. Y nuestras ramas nos cobijan al descanso con su sombra, mientras la música que emana del roce de las hojas nos acaricia el reposo”, anotó.

Esta actividad también fue una de concienciación sobre la importancia del cultivo de la tierra y su reforestación, hecho que quedó patentizado en la siembra que realizó un grupo de niños y niñas que estudian en Nuestra Escuelita, el centro educativo infantil de la institución.

“Con las manos de nuestros niños y niñas sembramos las raíces de las nuevas ilusiones y esperanzas que nos albergarán el futuro”, dijo Guzmán Torres, para quien el evento es, ante todo, el primer paso para labrar un nuevo capítulo en la historia de Nuestra Escuela.


17 de agosto de 2016



Un camino de ideas y aspiraciones

Hoy comenzamos una travesía llena de retos e ilusiones por la agenda de trabajo que nos proponemos desarrollar para continuar ofreciendo el mejor servicio educativo a nuestras y nuestros estudiantes.

Han pasado 15 años desde que iniciamos esta gesta educativa, guiados por nuestra Misión de Amor y con el firme compromiso de impulsar un modelo de educación alternativa, personalizada y emancipadora, capaz de ofrecerle a nuestras niñas, niños y adolescentes las herramientas que necesitan para ser, ante todo, buenas y buenos ciudadanos.

Leer más...